Cocreando Belleza Natural

Formulaciones personalizadas y el fenómeno del maquillaje funcionalizado, por Serena Zanella (Laboratorio Cosmopolita)

ENTREVISTA SERENA ZANELLA

Serena Zanella

Farmacéutica licenciada y con un Máster en cosmetología por la Università degli Studi di Pavia, Serena siempre ha trabajado en la vertiente técnica de la industria cosmética, desde el control de calidad hasta la investigación y formulación, hasta que fundó el Laboratorio Cosmopolita, un laboratorio especializado en I+D de cosmética situado en Lombardía (Italia), donde ella y su asistente técnica, Ludovica Ferrari, pueden cultivar su conocimiento y creatividad a través de fórmulas brillantes y vanguardistas.

Laboratorio Cosmopolita tiene un método de formulación muy proactivo y original, con mucho color y formulaciones temáticas. Sus fórmulas son divertidas y poco convencionales, siempre expresan una historia o tendencia a través de una textura y/o color peculiar.

Serena, nos encantaría saber un poco más de la historia detrás de su laboratorio. ¿Cómo se le ocurrió la idea? ¿Cuál es exactamente el valor que está agregando a los fabricantes contratistas o terceros que desean desarrollar una nueva línea?

Todo empezó en una pequeña habitación de mi casa. Acababa de comprar un pequeño conjunto de maquinaria para poder reproducir las fórmulas que tenía en mente. Siempre había tenido muchas ganas de probar los ingredientes y jugar con sus concentraciones y diferentes combinaciones para ver qué pasaba, para lograr resultados inesperados. Porque para mí, cada ingrediente tiene su propio potencial en la fórmula. Experimentando y combinándolos de diferentes formas, pude obtener numerosas sinergias que conducen a muchas texturas diferentes a partir de los mismos ingredientes.

Seguí experimentando hasta que decidí dar un paso más y crear el Laboratorio Cosmopolita. La idea era seguir en la misma dirección, continuar experimentando e investigando sobre activos e ingredientes para obtener esas texturas, a veces texturas «extremas», para mostrar su potencial y las posibles sinergias en una formulación.

Creamos estas formulaciones vinculándolas a un determinado concepto. El concepto es nuestra inspiración, que puede provenir de determinadas épocas o fechas especiales del año, así como de una tendencia, de determinados alimentos o incluso de otros sectores. De esta forma, desarrollamos fórmulas personalizadas para cada cliente.

Y también aprendemos de cada cliente, durante cada desarrollo. Tenemos una cartera de clientes muy internacional y cada uno de ellos tiene su cultura, entorno y necesidades de consumo propios. Lo tomamos en cuenta al seleccionar los ingredientes, así como la historia detrás de cada una de sus marcas, para comprender realmente sus necesidades. Nos esforzamos por hacer que cada fórmula sea especial a su manera. No queremos simplemente cambiar la fragancia o el color y decir que es una nueva fórmula, porque cada ingrediente activo o funcional puede marcar la diferencia en el producto final. Desarrollamos fórmulas reales y totalmente a medida. Por eso, nuestra especialidad, nuestro valor añadido, es la creatividad y la personalización. Tenemos la intención de mantener esta dirección y seguir experimentando y aprendiendo con cada desarrollo.

Italia posee casi el 80 % del volumen mundial de fabricación de maquillaje. Podríamos decir entonces que ustedes los italianos son los expertos en maquillaje. ¿Cómo cree que esta herencia italiana está influyendo en sus creaciones?

De hecho, el laboratorio está ubicado en medio de un «centro» de maquillaje con sede aquí en el norte de Italia. A decir verdad, siempre me han fascinado las grandes empresas de maquillaje del lugar. Sin embargo, nunca he trabajado en ninguna de esas grandes corporaciones. Mi primera experiencia fue en un fabricante contratista de tamaño medio, donde tuve la oportunidad de comprender cada fase del proceso, desde el laboratorio hasta la regulación, la producción, etc. El resultado más interesante que obtuve de aquella experiencia fue que, en Italia, todo el mundo está especializado en algo y tiene un saber hacer único. Existe un conocimiento o una técnica especializada en cada paso del camino, incluso en los procesos de industrialización o producción, donde cada vez más empresas de maquillaje tienen su propia maquinaria a medida. Siempre hay nuevas texturas en esta industria, y esto nos da la libertad y el valor para crear e innovar.

Durante mi segunda experiencia trabajé en ventas técnicas, por lo que tuve la posibilidad de interactuar con muchos formuladores de maquillaje de empresas grandes y pequeñas. Lo que más disfruté fue la cooperación establecida entre nosotros y los fabricantes de productos, donde el intercambio de opiniones siempre era enriquecedor en ambas direcciones.

Mientras tanto, el laboratorio de mi casa iba creciendo. Empecé a tener más solicitudes de clientes hasta que, finalmente, decidí hacerlo oficial.

Así que, quizás sea por mis experiencias que estoy convencida de que la mejor solución es colaborar con los diferentes participantes, porque todos están especializados en algo. De hecho, creé el nombre del laboratorio bajo esta convicción. Laboratorio Cosmopolita es sinónimo de «laboratorio abierto al mundo». Y esto no solo se aplica a los clientes o consumidores, sino también a otros formuladores de todo el mundo, con quienes siempre estamos abiertos a colaborar, con el objetivo final de crear la mejor formulación posible.

Hemos visto una relación cada vez mayor entre los ingredientes activos y el maquillaje y las texturas. Ya no se trata solo de ingredientes funcionales, sino de un «maquillaje funcionalizado». ¿Podría hablarnos de este concepto? ¿Cómo se relaciona con la evolución del mercado cosmético italiano actual?

En los últimos años hemos visto varias marcas nuevas desarrolladas por maquilladores. Creo que esta revolución del «maquillaje funcionalizado» viene de aquí. Estos maquilladores habían pasado toda su vida profesional aplicando los productos al consumidor final, de modo que comprenden cuáles son sus necesidades reales. Cuando ampliaron sus líneas de maquillaje con productos para el cuidado de la piel, comenzaron a crear productos híbridos que evitarían que los consumidores usaran demasiados productos. Al tener maquillaje y cuidado de la piel en un solo producto, duplicaban los beneficios de un producto para un consumidor cada día más obsesionado con los beneficios.

Los beneficios adicionales, junto con la nueva ola de maquillaje, donde ya no se trata solo de colores y rendimiento del producto (generalmente, a la hora de cubrir imperfecciones), sino también de las sensaciones que evoca este producto, realmente han impulsado esta tendencia. La gente quiere verse y sentirse mejor ahora, y un producto que integre los beneficios externos e internos del maquillaje con el cuidado de la piel es la elección perfecta para ellos. Es por eso que este concepto se ha disparado y ha evolucionado positivamente en los últimos años. Incluso ahora tenemos productos de maquillaje con reclamos sobre pieles sensibles/reactivas, máscaras que también promueven el crecimiento de las pestañas, etc. La integración de estos dos segmentos ha dado lugar a posibilidades de formulación aún mayores. Al combinar los activos adecuados con los ingredientes funcionales adecuados para el maquillaje, podemos lograr un producto multifuncional con un enfoque más preciso de las necesidades actuales del consumidor. Creo firmemente que este concepto todavía tiene un gran potencial en el mercado de los cosméticos.

En Provital creamos ingredientes naturales que, además de su eficacia y seguridad, están destinados a evocar emociones positivas en el consumidor final. Pero esto no sería posible sin una fórmula correcta que los acompañe. ¿Cuáles diría que son los últimos avances en formulación? ¿Qué buscará el consumidor en una fórmula en el futuro próximo? ¿Alguna textura relevante que debamos conocer?

Es verdad. Creemos que es muy importante considerar todos los ingredientes de una fórmula para lograr la sinergia adecuada y crear el efecto estimulante que el consumidor espera.

Hoy en día, apenas se ve la clásica fórmula blanca y sin olor para el cuidado de la piel. Bueno, si se ve, está intencionalmente expresado de esta manera. Porque ahora es fundamental que el aspecto final (color), la textura y la fragancia contribuyan a la experiencia del consumidor evocando diferentes emociones. Deben estar conectados con el concepto de la fórmula para que el consumidor pueda sentir fácilmente lo que el producto pretende despertar.

Por supuesto, la eficacia es importante para el consumidor, pero lo primero que siente el consumidor al aplicar un producto es la textura. Esta textura también viene dada por los ingredientes funcionales dentro de esa fórmula, por lo que dependiendo de cómo esté estructurada la fórmula, el consumidor tendrá un alcance sensorial diferente. Para eso, es fundamental que los formuladores juguemos con modificadores de reología, texturizadores, etc., para lograr la textura que mejor se alinee con la historia y la eficacia, de manera que los consumidores puedan sentir la percepción real del producto en su conjunto. En mi opinión, lo más importante es relacionar los ingredientes activos y funcionales con la historia del producto.

En cuanto a las últimas tendencias en formulación, existe una gran demanda de formulaciones sólidas. Pueden ser sin o con agua. Incluso podemos encontrar alternativas al agua líquidas respetuosas con el medio ambiente, como aguas aromáticas, etc., que se pueden utilizar para formulaciones sin agua. También los polvos están en auge, y la forma galénica más innovadora ahora son las tabletas cosméticas, que incluso pueden ser efervescentes. Sin embargo, todavía queda mucho por aprender de las formulaciones farmacéuticas y todavía puede ser un poco difícil encontrar una empresa farmacéutica que esté dispuesta a cooperar con el lado más sensorial del sector cosmético. Además, la innovación también puede provenir de las tendencias de envasado y la evolución de la maquinaria industrial.

Por lo tanto, el futuro de la formulación dependerá de la sostenibilidad y la personalización, siempre vinculando la eficacia con el bienestar integral.

Y por último, ¡les llega el turno a las redes sociales! Nos hemos dado cuenta de que es muy activa en sus redes sociales y tiene un enfoque muy abierto y fresco en sus formas de producción, publicando muchos de sus procesos y fórmulas. ¿Cree que la transparencia es igualmente importante para los consumidores de maquillaje y cuidado de la piel? ¿Cómo están ayudando las redes sociales a su negocio principal hasta ahora?

La razón por la que intentamos ser tan activos en las redes sociales es para compartir que hay un proceso científico detrás de los cosméticos. Dado que los consumidores, y especialmente las generaciones más jóvenes, quieren estar lo más informados posible, realmente valoran cuando aclaramos sus dudas sobre la forma en que los cosméticos se desarrollan y producen de una manera divertida y comprensible. Capitalizamos la ciencia y nuestra forma minuciosa de hacer las cosas saliendo ahí afuera, creando visibilidad para los clientes potenciales. De hecho, esto nos ha ayudado a contactar con varias marcas independientes.

Personalmente, creo que la cosmética le da a la gente la posibilidad de soñar, y es un placer formar parte de eso, ayudarles de esta forma. 

Es un placer servir de inspiración. Para nosotros, es mejor si tenemos la oportunidad de asociarnos con nuestros clientes y crear conjuntamente con ellos para satisfacer sus necesidades. Por lo tanto, nos encantaría conocer una idea que pueda haber tenido con cualquiera de nuestros ingredientes activos.

Nos gusta mucho cómo presentan sus activos en Provital, combinando emoción y narración con sólida evidencia técnica.

De hecho, se me ha ocurrido que una idea potencialmente interesante podría ser mezclar uno de sus ingredientes, por ejemplo, Detoskin™ (como CareActive) o cualquiera de sus revitalizantes CareMotives, con los activos funcionales adecuados que se acumulen en una fórmula de maquillaje ligera con acabado natural, para formular una línea de maquillaje específica destinada a su uso durante la práctica del deporte. Combinaría la actividad revigorizante del activo para la piel con la textura adecuada para este nuevo tipo de aplicación. De esta forma revigorizaríamos la piel al mismo tiempo que nuestro cuerpo. Un nuevo hábito saludable que se suma a la mentalidad cada vez más popular de consumidores de «vida saludable», donde el ejercicio y el cuidado de uno mismo son algunos de los pilares principales. 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.