Cocreando Belleza Natural

Célula madre vegetal – La ciencia de la belleza inspirada en la naturaleza

Las células madre se encuentran en todos los organismos multicelulares. La regeneración de las plantas a nivel celular y tisular es un proceso único: las células madre pueden estimular y regenerar las plantas tras una lesión, tienen la capacidad de generar células diferenciadas y pueden, además, reproducirse por autorrenovación. Recientemente, estas propiedades únicas de las células vegetales han sido centro de interés en el desarrollo de nuevos cosméticos. Con el uso de cosméticos derivados de célula madre vegetal se producen cambios significativos en la piel humana. 

Biocosmética – Evolución del cuidado natural de la piel

En la célula madre vegetal se encuentra el origen del crecimiento del organismo, razón por la que forman parte de la biocosmética actual. Además, hoy en día, las creaciones de belleza deben ir más allá. Debido a que los consumidores de ahora buscan algo que sea seguro, el movimiento de la cosmética natural afecta en gran medida a la industria. Los consumidores son cada vez más conscientes de los ingredientes -hasta un 44% de ellos está de acuerdo en que son más seguros los ingredientes naturales que sus homólogos sintéticos convencionales-. 

Tras el brote del Covid-19, la gente empezó a pensar aún más en la relación entre ciencia y naturaleza. En la gran conversación de Mintel en 2020, los científicos coincidieron en que, si queremos preservar un planeta sostenible, tendremos que transformar la industria mundial de alimentos y bebidas durante los próximos 10 años. La ciencia y la tecnología evolucionan a lo largo de los años y contribuyen a que la industria de la alimentación y  bebidas sea más sostenible. No obstante, los consumidores modernos son escépticos con respecto a la ciencia, por lo que evitan todo lo que es sintético y buscan soluciones más naturales. 

La propia naturaleza puede darnos algunas respuestas, aunque solo con la ayuda de los humanos. Tenemos que conservar el futuro de los ingredientes que tenemos utilizando productos bio y explorando la diversidad de los “naturales nuevos” que normalmente no utilizamos para la alimentación o los materiales. 

Se espera que en el futuro la ciencia nos proporcione nuevos recursos. Esto no solo significa reproducir en los laboratorios ingredientes naturales -órganos incluso- y utilizar la ciencia para mejorar las cosechas, sino también permitir al ser humano utilizar la energía en maneras más innovadoras y cultivar en lugares nuevos inhóspitos o ubicaciones urbanas.

Ingeniería de la piel: belleza de alta tecnología

La ingeniería de la piel o de los tejidos es una disciplina de la ingeniería biomédica que ha avanzado mucho en los últimos 30 años. Utiliza una combinación de células, ingeniería, métodos materiales y factores bioquímicos para restaurar, mantener, mejorar o sustituir distintos tipos de tejidos biológicos. 

A medida que envejecemos, los procesos biológicos de nuestro cuerpo se ralentizan y nuestra piel no es una excepción. Con el tiempo, la piel pierde su tersura y sedosidad. Los signos de envejecimiento, como la disminución de la elasticidad, las arrugas y la estructura del microrrelieve, que se vuelve anisótropo, hacen que la dermis pierda densidad. Los fibroblastos pierden parte de su funcionalidad al reducir su capacidad de proliferación y las fibras de colágeno y elastina se vuelven escasas y desordenadas. La consecuencia es que la matriz extracelular se desorganiza y se vuelve inestable, razón por la que tu aspecto juvenil se resiente. 

Ciencia y naturaleza: dos mundos, un objetivo

Según las últimas investigaciones, los ingredientes naturales son una forma mucho más preferible de tratar la piel. Ahora, la gente come y vive de la misma manera, fijándose en los ingredientes en cada aspecto de su vida. El uso de ingredientes naturales en el cuidado de la piel del rostro es bastante elevado -el 64% de las mujeres- y, sin embargo únicamente el 15% de ellas compra solo productos naturales/orgánicos para el cuidado de la piel del rostro. Cuando se trata de mezclar marcas normales y naturales/orgánicas, el porcentaje es ligeramente superior -el 34%-, lo que demuestra que la inclusión de ingredientes naturales es más importante que la certificación ecológica.

Hoy en día, los consumidores prestan más atención a lo que contiene un producto que a lo que está excluido, por lo que el uso de productos ‘libres de’ es menor actualmente. 

Célula madre vegetal de la naranja: mágicas y, aun así, totalmente naturales

Las células madre de la naranja pueden organizar, restaurar y redensificar la estructura interna de la piel para que parezca más joven. Estas células madre vegetales son el elemento principal de Citrustem. La naranja, como ampliamente consumida en la industria alimentaria, es una fuente sostenible, ecológica y rastreable durante todo el año. 

Las pruebas in vitro demuestran que Citrustem aumenta la síntesis de genes clave que mejoran la estructura de la matriz extracelular: colágeno VI, elastina y ADAMTS2. Además, potencia la proliferación de los fibroblastos y, de esta manera, mantiene en un nivel elevado la integridad de la dermis. 

Tan solo usando Citrustem durante 2 meses, la dermis tiene un aspecto más organizado y la piel parece más joven; contribuye al efecto global antienvejecimiento, la piel está más firme y suave, las arrugas son menos visibles y el aspecto general se renueva, devolviéndole a la piel la elasticidad que tenía hace 12 años.

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.