Cocreando Belleza Natural

La crema para piel grasa, el limpiador facial y la hidratante que favorecen la positividad de la piel

La crema para piel grasa y el limpiador facial profundo prometen ser la próxima gran novedad en un momento en el que la pandemia del COVID-19 ha generado estrés y ansiedad en muchas personas y una repercusión en la salud de la piel. El estrés puede tener un marcado impacto en la salud dérmica, siendo las afecciones como la sequedad excesiva, el eczema y el acné las quejas más comunes. Además, debido al estrés que provoca el uso frecuente de mascarillas, el acné es una preocupación cada vez mayor entre los consumidores. Siguiendo esta tendencia, cabe esperar un aumento de los lanzamientos de productos tales como el limpiador facial profundo, la crema para piel grasa y el tratamiento tópico.

A vista a esto, el acné no es una afección de la piel que solo afecta a los jóvenes. De hecho, nunca ha sido así: según una investigación realizada por Mintel el año pasado, el 40% de los adultos brasileños se mostraban preocupados por el acné, siendo una afección cutánea cada vez más frecuente en la población femenina adulta. Sin embargo, esta problemática no solo afecta a las mujeres consumidoras de productos de belleza y el cuidado personal; en el mismo estudio, Mintel señalaba que el 45% de los hombres chinos padecen acné, en contraste con el 38% de las mujeres. No obstante, frente a factores de estrés como el COVID-19, la industria de la belleza necesita fomentar la positividad, para lo cual la inclusión y la eficacia son fundamentales.

Llegar a la raíz de la piel propensa al acné para encontrar el tratamiento antiseborreico correcto

Sin duda, los factores ambientales como el calor, la humedad, la contaminación y el uso de mascarillas pueden causar acné. Sin embargo, el origen del acné es interno, ya que guarda una importante relación con la genética y las fluctuaciones hormonales, por lo que es imprescindible que una crema para piel grasa se dirija también a estos problemas. El acné comienza en la unidad pilosebácea o estructura que contiene el folículo piloso, donde el conducto puede producir un exceso de sebo, una condición conocida como hiperseborrea. A continuación, puede producirse una inflamación como resultado de la colonización del conducto por parte de la bacteria que causa el acné, la Propionibacterium acnes, y la hiperqueratinización. Esto crea la obstrucción folicular o “poros bloqueados” que asociamos con el acné, además de las subsiguientes lesiones rojas e irritadas.

Aunque es común en los adolescentes, el acné no es una afección que solo les afecta a ellos, sino que también pueden padecerlo hombres y mujeres adultos, cada uno con sus propias complicaciones. En lugar de comercializar productos de uso generalizado centrados en la piel de los adolescentes, las marcas de belleza necesitan tener un alcance más amplio. Los consumidores quieren soluciones personalizadas, como productos para la piel masculina más gruesa o para perfiles de pieles sensibles. Además, los productos contra el acné no solo deben tratar la afección, sino también prevenir su reaparición.

Crear soluciones a medida para una mayor positividad de la piel

Como ya hemos señalado, el acné es una afección que afecta a distintos individuos de manera diferente. Tanto las pieles jóvenes como las maduras reaccionan de forma diferente y las necesidades de los afectados cambian a medida que envejecen. Las marcas deben ser inclusivas a la hora de crear una crema para piel grasa, así como una limpiadora antiacné o una crema hidratante calmante; además, cuando se trata de acné, la positividad de la piel es una tendencia nueva e importante. Junto con la tecnología, las marcas deberían adoptar un enfoque positivo con respecto al acné y la salud de la piel y estimular a todo el mundo a amar la piel que tiene.

Sin embargo, teniendo en cuenta la diversidad de tipos de acné y sus detonantes, ¿cómo pueden las marcas de belleza responder eficazmente a la demanda de soluciones personalizadas e inclusivas? La respuesta puede estar en la Inteligencia Artificial. Aprovechar la tecnología para abordar problemas emocionales puede sonar paradójico, pero la IA puede ser la clave para crear productos que respondan a las demandas únicas de los consumidores.

Por ejemplo, una empresa importante en el sector de la belleza y una empresa líder en investigación genómica microbiana se asociaron recientemente para investigar las causas del acné en cada tipo de piel. Juntos desarrollaron una herramienta que evaluaba los niveles del microbioma de la piel para proporcionar una visión detallada de la causa del desequilibrio. Combinado con el ADN, se obtuvo una imagen completa de la causa de los brotes y, por tanto, de los posibles tratamientos. Sin duda, se trata de una apuesta interesante. Todo esto indica que cuando las marcas crean productos contra el acné, la tecnología es fundamental para la innovación.

Un enfoque positivo a la crema para piel grasa, el limpiador facial y la crema hidratante

Provital tuvo en cuenta la inclusión cuando creó el ingrediente activo Trikenol™ Plus. En un estudio in vivo, Provital reclutó a 64 voluntarios de ambos sexos de distintas edades y utilizó imágenes faciales para medir la prevalencia de las lesiones inflamadas. En el estudio, descubrieron que, tras 21 días de uso, Trikenol™ Plus redujo el área afectada por las lesiones en un 12%, en comparación con el placebo, en todos los tipos de piel. Entre otros estudios, estos resultados demostraron que Trikenol™ Plus es un ingrediente activo eficaz para una variedad de tipos de acné. Con ingredientes activos eficaces, podemos fomentar la positividad de la piel y crear la crema para piel grasa idónea y científicamente probada, así como otras líneas de productos.

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.