Cocreando Belleza Natural

Crear cremas para piel grasa, lavados e hidratantes que promuevan la positividad de la piel

La pandemia de la COVID-19 ha provocado estrés y ansiedad a muchas personas. El estrés puede afectar gravemente a la salud de la piel, y cada vez son más comunes enfermedades como la sequedad excesiva, el eczema y el acné. Si añadimos el factor estresante del uso frecuente de las mascarillas, el acné en particular es una preocupación cada vez mayor para los consumidores. De acuerdo con esta tendencia, se prevé un repunte en los lanzamientos de productos como productos de limpieza profunda, tratamientos tópicos y cremas para piel grasa.

En estas condiciones, la preocupación por el acné no solo incumbe a la gente joven. En realidad, nunca ha sido así: según un estudio realizado por Mintel el año pasado, el 40 % de la población adulta de Brasil se preocupa por el acné. Tampoco se trata de una preocupación exclusiva de las consumidoras de belleza y cuidado personal: en el mismo estudio, Mintel informaba de que el 45 % de los hombres de China sufre acné, frente al 38 % de las mujeres. Sin embargo, dados factores de estrés como es la COVID-19, la industria de la belleza debe transmitir positividad, por lo que la inclusión y la eficacia son la clave.

New Call-to-action

Llegar hasta la raíz de las pieles propensas al acné

No cabe duda de que los factores medioambientales, como el calor, la humedad, la contaminación y el uso de mascarillas, pueden provocar acné. Sin embargo, la raíz del problema del acné es más profunda, ya que guarda una relación importante con la genética y las fluctuaciones hormonales. El acné se origina en la unidad pilosebácea, la estructura que contiene el folículo piloso. Su conducto puede producir un exceso de sebo, un problema llamado hiperseborrea. Debido a ello, puede producirse una inflamación como resultado de la colonización ductal por Cutibacterium acnes, la bacteria que causa el acné, así como una hiperqueratinización. Esto provoca la obstrucción folicular o los poros enquistados que asociamos al acné, así como las lesiones rojas e irritadas que se producen posteriormente.

Aunque es común entre los adolescentes, el acné no es un problema que solo les afecte a ellos. Las personas adultas también pueden sufrir acné, cada cual con sus especificidades. En lugar de crear productos de marketing generales centrados en la piel de los adolescentes, las marcas de belleza deben ampliar su alcance. Los consumidores quieren soluciones personalizadas que incluyan productos para la piel masculina, más gruesa, o para pieles más sensibles. Además, los productos contra el acné no solo deben tratar la enfermedad, sino también prevenir su reaparición.

Crear soluciones a medida para aumentar la positividad de la piel

Como hemos puesto de manifiesto más arriba, el acné es una enfermedad que afecta a distintos individuos y de distintos modos. Las pieles jóvenes y maduras reaccionan de forma diferente y las necesidades de las personas que padecen esta enfermedad cambian a medida que envejecen. Al desarrollar cremas para piel grasa, lavados antiacné e hidratantes calmantes, las marcas deben ser inclusivas. Y, en lo que respecta al acné, la positividad de la piel es una nueva tendencia que está ganando importancia. Además de la tecnología, las marcas deben adoptar un enfoque positivo hacia el acné y la salud de la piel, y animar a todo el mundo a amar la piel que habitamos.

Sin embargo, teniendo en cuenta la diversidad de tipos y factores del acné, ¿cómo pueden las marcas de belleza responder con eficacia a la demanda de soluciones personalizadas e inclusivas? La respuesta podría estar en la inteligencia artificial. Utilizar la tecnología para abordar problemas emocionales puede sonar algo paradójico, pero la inteligencia artificial podría ser la clave para desarrollar productos que respondan a las demandas específicas de cada consumidor.

Por ejemplo, un gran fabricante de productos de belleza se ha asociado recientemente con una importante empresa de investigación genética microbiana para investigar por qué se produce el acné en cada tipo de piel. Juntos han desarrollado una herramienta que evalúa los niveles del microbioma de la piel para ofrecer información detallada sobre lo que provoca el desequilibrio. Esta información, combinada con el ADN, ofrece una perspectiva completa de la causa del problema y, por tanto, también de los posibles tratamientos. Esta es, sin duda, una apuesta muy interesante, y cuando las marcas desarrollan productos antiacné, parece que la tecnología es clave para la innovación.

Un enfoque positivo de las cremas para piel grasa, los lavados y los productos hidratantes

Provital ha tenido en mente la inclusividad al desarrollar el ingrediente activo Trikenol™ Plus. En un estudio in vivo, Provital contó con 64 voluntarios, hombres y mujeres, de distintas edades y utilizó tecnología de imágenes faciales para medir la prevalencia de las lesiones de la inflamación. En el estudio se averiguó que, después de 21 días de uso, Trikenol™ Plus reducía el área afectada por las lesiones en un 12 % en comparación con un placebo en todos los tipos de piel. Entre otras pruebas, estos hallazgos demuestran que Trikenol™ Plus es un ingrediente activo eficaz para una gran variedad de perfiles de acné. Con ingredientes activos eficaces podemos transmitir la positividad de la piel y crear productos probados científicamente y que funcionan.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.