Cocreando Belleza Natural

Por qué el ginseng podría ser el ingrediente funcional de origen natural que necesitamos en una pandemia

Nuestra piel dice mucho de nuestro estado de salud general. La sequedad, el acné y la irritación pueden ser signo de una dieta pobre, desequilibrios hormonales o debilidad del sistema inmunitario. Los consumidores han entendido que la piel se comporta como un barómetro que mide nuestra salud de manera holística y, a raíz de la pandemia mundial, esta tendencia se ha acentuado aún más. Este es el motivo por el que observamos un aumento de ingredientes botánicos que refuerzan el sistema inmunitario en el desarrollo de nuevos productos. Por ejemplo, en el sector de los alimentos y las bebidas, el 40 % de las nuevas patentes de productos que refuerzan el sistema inmunitario contiene ingredientes botánicos como el ginseng.

Esta tendencia surge para atender la demanda de los consumidores. En Tailandia, el 47 % de los consumidores se sienten atraídos por los beneficios funcionales derivados de mejorar el sistema inmunitario (Mintel, 2020). Además, estos consumidores también desean que estas funciones sean de origen natural. Actualmente, el 26 % de los consumidores estadounidenses toma suplementos vegetales para mejorar el sistema inmunitario o piensa hacerlo el año que viene. Estas tendencias envían importantes señales al sector del cuidado de la piel, las cuales vamos a analizar en este artículo.

Inspiración en ingredientes funcionales de origen completamente natural

Los consumidores quieren productos que refuercen la salud de manera holística. Desean que estos productos sean multifuncionales, que nos cuiden de adentro hacia afuera y viceversa. Y además desean que estos productos sean naturales. Este es el motivo por el que observamos un enorme crecimiento en la demanda de ingredientes funcionales que resulten familiares y sean de origen ético en los productos para el cuidado de la piel. A medida que la tendencia de la salud holística cobra fuerza —especialmente en un contexto de pandemia—, los consumidores perciben que estos ingredientes son más sanos y seguros. En resumen, esta especie de filosofía «somos lo que comemos» se ha trasladado al ámbito del cuidado de la piel. 

Tomemos el ginseng como ejemplo. Muy popular entre los suplementos y tisanas vegetales, el ginseng está teniendo ahora un gran impacto en el cuidado de la piel. Empleado durante siglos en la medicina tradicional china, este adaptógeno es muy apreciado por reducir el estrés, mejorar la agudeza mental y reforzar el sistema inmunitario y el estado de ánimo. Ahora los dermatólogos han descubierto que la raíz hidrolizada contribuye a sintetizar el colágeno, además de aportar potentes propiedades antioxidantes.

Asimismo, el hecho de que el ginseng nos resulte familiar transmite un claro mensaje a los consumidores. En los mercados del Extremo Oriente, el ginseng tiene asociaciones reconfortantes con la tradición y la fitoterapia. En Occidente, los consumidores también asocian este ingrediente con el bienestar y los remedios caseros. Por ejemplo, el ginseng se encuentra entre los ingredientes que buscan activamente las mujeres afroamericanas en sus productos cosméticos, junto con otros ingredientes funcionales de toda la vida, como puedan ser la manteca de cacao, el aceite de coco y el aceite de cáñamo (Mintel, 2020).

Puro, sencillo y multifuncional

Los ingredientes como el ginseng evocan asociaciones reconfortantes y, de hecho, tienen efectos calmantes y sanadores. Y aquí encontramos otro de los puntos fuertes que ofrece este ingrediente en el contexto del mercado actual: es multifuncional. Considerando la tendencia hacia los productos de belleza ecológicos, naturales y sencillos, los consumidores están reduciendo el número de productos que utilizan. Se espera que esta tendencia se acelere a raíz de la pandemia, donde son muchos los consumidores que desean simplificar sus rutinas de cuidado de la piel con la finalidad de ahorrar.

El ginseng satisface esta demanda de ingredientes multifuncionales en varios sentidos. Por un lado, tan potente en los productos de cuidado capilar como en los de cuidado de la piel. Desde hace ya tiempo, sabemos que el ginseng es un acondicionador muy efectivo y aporta mucha elasticidad al cabello. En un estudio publicado por la revista Phytotherapy Research, los expertos encontraron que el extracto de metanol de la raíz de ginseng rojo presentaba una actividad estimuladora del crecimiento capilar.

Extracto de ginseng de Provital

Provital se ha inspirado siempre en la naturaleza. Gracias a la combinación de naturaleza y ciencia, Provital crea soluciones que satisfacen la demanda de los consumidores de ingredientes que puedan reconocer, al tiempo que ofrezcan la eficacia esperada. Los expertos de Provital han estado investigando las potentes propiedades multifuncionales del ginseng para perfeccionar un extracto de ginseng. La potente concentración de este ingrediente funcional tradicional es ideal en productos tanto para el cuidado de la piel como del cabello. Dado que los consumidores desean soluciones naturales, sencillas y multifuncionales, en un contexto de pandemia el ginseng es una opción muy convincente.

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.