Cocreando Belleza Natural

¿Qué es el cuidado personal tras la pandemia internacional?

La pandemia del coronavirus ha cambiado las prioridades en todo el mundo. Durante esta crisis sin precedentes, necesitamos, más que nunca, cuidar nuestra salud y los unos de los otros. Sin embargo, esta necesidad no se refiere solo a la salud física, sino también a la mental. Según un estudio de mercado elaborado por Mintel, en EE. UU., el 44 % de los adultos ha dado una mayor prioridad al bienestar mental desde que empezó la crisis de la COVID-19. A la luz de estos cambios radicales, ¿qué es el cuidado personal tras la pandemia mundial?

En general, el cambio se manifiesta mediante una tendencia hacia el autocuidado. Los consumidores prefieren productos de bienestar esenciales y multifuncionales para sus cuerpos y sus mentes. Del mismo modo, buscan productos que favorezcan el sistema inmunitario. De hecho, el 58 % de las mujeres estadounidenses considera que un suplemento ideal debe poseer esta propiedad. Los consumidores quieren productos que sean tanto seguros y «clean» como aptos para un uso a largo plazo.

No obstante, no hay que dar una importancia excesiva a la dimensión individual en esta redefinición del cuidado personal. En tiempos de crisis, estrechamos lazos. Así, los consumidores quieren una cosmética que cuide del planeta y de las comunidades. Por tanto, los ingredientes naturales y respetuosos con el medioambiente siguen siendo una prioridad, especialmente en vista del temor a que el coronavirus se haya acelerado por la actividad humana. En este artículo, examinamos estas tendencias paralelas y sus principales características.

Autocuidado con ciencia

Incluso antes de la pandemia, una de las tendencias más destacadas que ha observado Mintel ha sido la atracción por los ingredientes naturales y la desconfianza hacia la seguridad de los aditivos artificiales. Esto, por su parte, ha desembocado en un aumento de los productos «clean». Sin embargo, teniendo en cuenta las nuevas preocupaciones sobre la seguridad de los productos, las marcas deben recurrir a la ciencia para tranquilizar a los consumidores. No cabe duda de que esta tendencia se refleja en la vida social. Por ejemplo, los políticos se rodean cada vez más de asesores científicos, en contraposición a las posiciones más populistas que rechazan a los expertos.

Así pues, la transparencia en lo que respecta a los ingredientes es fundamental. En este clima de incertidumbre, los consumidores necesitan tranquilidad: quieren saber que todo lo que entra en contacto con sus cuerpos es seguro, se ha testado y tiene unos beneficios concretos. El movimiento de belleza «clean» experimentará una transformación para alcanzar un mayor nivel de transparencia, ya que los consumidores acuden a los expertos en busca de orientación. 

Asimismo, se dará más peso a los productos de belleza higiénicos y que favorezcan el sistema inmunitario. Los consumidores se inclinarán por artículos con propiedades antimicrobianas o que mejoren las defensas. Además, las aplicaciones «touchless» (o sin contacto) adquirirán mayor popularidad, ya que los consumidores quieren fórmulas fáciles de transportar que puedan aplicarse sin tocarse la cara. Mintel también prevé que las marcas se decanten por reclamos holísticos de bienestar, entre otros, de mejora del sueño, la reducción del estrés y el aumento de la energía.

Cuidar de la naturaleza y de las comunidades

Esta tendencia hacia el autocuidado puede parecer introspectiva, pero si examinamos con detenimiento qué es el cuidado personal tras la pandemia, podemos observar que se compone de dos aspectos fundamentales: por una parte, la preocupación por el bienestar personal y, por otra, la preocupación por el medioambiente que ya existía y que se mantiene. El año pasado, el estudio Surroundings realizado por Mintel ―sobre uno de los factores clave que impulsarán las decisiones de gasto de los consumidores― reveló que la gente se sentía más conectada con su entorno, ya que el 75 % de los adultos afirmaba que intentaba actuar sin dañar el medioambiente. 

La sostenibilidad será un asunto aún más relevante tras la pandemia. Muchos consumidores creen que esta crisis es un desastre natural y vinculan la pandemia con sus inquietudes sobre el cambio climático. En respuesta, las marcas de cuidado personal deberán esforzarse más para demostrar que son respetuosas con el medioambiente. Los ingredientes ecológicos o los envases biodegradables no bastan: los consumidores examinarán con atención toda la cadena de suministro.

El interés de los consumidores no es solo medioambiental, también está relacionado con la comunidad. La pandemia global ha revelado algunas desigualdades sociales y los consumidores desean que estas sean corregidas y que las personas primen por encima de los beneficios. Los consumidores, especialmente los millennials, quieren marcas que traten a sus empleados y a sus socios de forma ética, y que garanticen que los ricos recursos de la Tierra se comparten (Mintel, 2020). Por eso, los proyectos de acceso y participación en los beneficios (ABS, por sus siglas en inglés) son cada vez más numerosos, ya que las marcas entienden que la responsabilidad corporativa es de vital importancia.

¿Qué es el cuidado personal? Reimaginar la industria de la belleza

Entonces, en el contexto de la pandemia global, ¿qué es el cuidado personal? Con cuidado personal nos referimos a ocuparnos de nuestros cuerpos y de nuestras mentes, además del planeta y de las comunidades. Provital reconoce a través del cuidado nos unimos más. Tras las crisis del coronavirus, lo que hará avanzar al sector de la belleza y del cuidado personal será el compromiso con las personas, las comunidades y el medioambiente. Si combinamos la naturaleza con la ciencia, podemos crecer y ayudar a todo el mundo a expresar su belleza. Cuidando podemos difundir positividad y pasar página.

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.