Cocreando Belleza Natural

Cómo ralentizar la senescencia celular con el poder de la naturaleza

Gracias a los avances recientes de la tecnología cosmética, nos encaminamos hacia una nueva era de cuidado de la piel hecho a medida. Pronto, los consumidores tendrán acceso en su propia casa a análisis de la piel y pruebas de ADN que les permitirán personalizar sus rutinas. Esto conlleva, de forma inevitable, un nuevo enfoque científico para frenar el envejecimiento. Falta poco para que los consumidores puedan ajustar sus rutinas contra el envejecimiento desde el ADN, estimulando la replicación celular e inhibiendo la senescencia.

No cabe duda de que la actitud receptiva ante estos tipos de tecnología está creciendo. Por ejemplo, un estudio de Mintel de 2019 reveló que el 40 % de los consumidores chinos hace un seguimiento de sus datos médicos mediante dispositivos «wearable» (o ponibles). En concreto, en el sector de belleza y de cuidado personal, el 50 % de los consumidores sudafricanos cree que los productos de belleza y de cuidado personal que recogen datos personales biométricos (como ADN o reconocimiento facial) son más efectivos (Mintel, 2020).

New Call-to-action

Teniendo en cuenta la preferencia de los consumidores por los productos científicamente demostrados —el 87 % de los consumidores chinos confía en ingredientes o productos creados por científicos—, la belleza «tech» (o cosmética basada en las nuevas tecnologías) es, sin duda, una de las tendencias más significativas para la próxima década (Mintel, 2019). Por eso, las marcas deben abordar el envejecimiento desde el nivel molecular. En este artículo te contamos más sobre esto.  

Enfrentarse a la senescencia celular desde el ADN

Nuestra composición genética influye en cómo envejecemos. Con el aumento de las innovaciones cosméticas personalizadas, como los análisis de ADN, podemos esperar que los consumidores adquieran una comprensión más completa de los procesos de envejecimiento. Un proceso clave es la senescencia celular, que se desarrolla en el ADN.

La senescencia celular o replicativa se refiere a la disminución de la capacidad replicativa y metabólica de las células que se produce con el trascurso del tiempo. En esencia, se trata de la reducción de la capacidad de la piel de renovarse a sí misma. De hecho, la piel tiene un reloj molecular que indica el momento en que la capacidad de replicación celular se detiene y empieza la senescencia. 

En concreto, este momento está marcado en las moléculas de ADN en los extremos de los cromosomas, que se dominan telómeros. Cada vez que una célula se divide, estas moléculas se acortan, reduciendo, así, su capacidad de replicación. La senescencia celular y, por tanto, el proceso de envejecimiento comienzan cuando los telómeros son tan cortos que no pueden seguir replicándose.

Combinar ciencia y naturaleza 

Como hemos mencionado, la belleza «tech» ampliará los conocimientos de los consumidores sobre la ciencia del envejecimiento. En consecuencia, los consumidores querrán productos personalizados que aborden estos procesos a nivel molecular. Con todo, los productos de origen natural siguen siendo una preocupación fundamental. Por ejemplo, en EE. UU. el 40 % de los compradores de productos «clean» (o limpios), naturales u orgánicos cree que estos son más seguros que las alternativas convencionales. Asimismo, en Brasil, el 41 % de los adultos considera que los ingredientes naturales son más seguros para su piel (Mintel, 2020).

Sin embargo, esto no implica que los ingredientes científicamente demostrados y los ingredientes naturales sean excluyentes entre sí. Al contrario, los científicos deberían recurrir a la naturaleza para inspirarse. Por ejemplo, algunas plantas, como la Scutellaria baicalensis, han sido apreciadas en la medicina china durante siglos. Esta especie se ha usado tradicionalmente para tratar trastornos neurológicos y enfermedades crónicas, y ahora se ha descubierto que su composición molecular inhibe la senescencia celular.

Ralentizar el proceso de envejecimiento desde la raíz

En Provital, siempre inspirándonos en la naturaleza y basándonos en la ciencia, hemos desarrollado Vitasource™: una fracción purificada de la raíz de la Scutellaria baicalensis estandarizada en baicalina. Este ingrediente activo se ha obtenido gracias a una investigación en la que se realizó un cribado de más de 40 extractos de plantas. 

Este producto botánico combate el envejecimiento desde la raíz inhibiendo la senescencia celular, al inducir la expresión celular de la telomerasa (telomerasa transcriptasa inversa o TERT) en los fibroblastos. En efecto, el ingrediente activo, al reparar las moléculas y ralentizar el proceso de acortamiento, restaura y protege los telómeros.

Por tanto, Vitasource™ satisface las demandas de los consumidores en dos sentidos: ha sido desarrollado por científicos con pruebas concretas de su eficacia y deriva de una fuente natural. En vista del auge de la personalización, proponer distintas concentraciones de este ingrediente podría resultar muy atractivo para la cosmética hecha a medida.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.