Cocreando Belleza Natural

PH de la piel: cómo puede la tecnología prevenir las enfermedades dermatológicas

¿Qué es exactamente el pH de la piel? PH es la sigla de «potencial de hidrógeno» y hace referencia al nivel de acidez de la piel. Un pH de 7, que es el nivel de acidez del agua pura, se califica como neutro. Todo valor inferior a este se considera ácido y todo valor superior, alcalino. El pH óptimo de la piel, en la mayor parte de nuestro rostro y nuestro cuerpo, oscila entre 4,7 y 5,75. Esto significa que el pH natural de la piel es ligeramente ácido.

El pH de la piel es distinto según el lugar del cuerpo. Por lo general, las zonas menos expuestas de la piel tienden a mantener su acidez natural, mientras que el rostro, el pecho y las manos suelen ser más alcalinas. Estas diferencias se deben al simple hecho de que estas áreas de la piel, en circunstancias normales, están más expuestas a los elementos.

New Call-to-action

Factores internos y externos

Esto nos lleva a los factores endógenos (internos) y exógenos (externos) que influyen en el pH de la piel. La regulación del pH es uno de los mecanismos fisiológicos más complejos y los mecanismos fisiológicos son la base de los factores endógenos. La edad, la predisposición genética y las diferencias étnicas afectan a estos mecanismos, así como a la producción sebácea, la hidratación de la piel y la sudoración. Los factores exógenos incluyen la contaminación del aire, los productos antibacterianos, los cosméticos, los detergentes, los cambios de estación, la exposición al sol o incluso el lavarse la piel con demasiada frecuencia.

La acidez también forma parte de la barrera de la piel llamada «manto ácido», una película ligeramente ácida en la superficie de la piel que funciona como una barrera contra las bacterias, los virus y otros contaminantes externos. Como la sangre es levemente alcalina, las bacterias que se hayan adaptado al pH ácido de la piel encontrarán un ambiente al que están menos adaptadas, lo que las hará más débiles y vulnerables ante los anticuerpos de nuestro sistema inmunitario.

No es de extrañar que los cambios en el pH de la piel sean un factor que contribuye al desarrollo de todo tipo de enfermedades y trastornos cutáneos, como el eccema, el acné o la dermatitis, entre otros. Teniendo esto presente, está claro que los efectos de los factores exógenos han aumentado considerablemente en los últimos años debido tanto a la contaminación como a los comportamientos y hábitos que tienden a incrementar los trastornos cutáneos, especialmente para las personas con la piel sensible.

Innovación y tecnología

Esto presenta dos oportunidades para el sector de la belleza. Los syndets (o detergentes sintéticos) son limpiadores con tensoactivos sin jabón. En general, son neutros o ácidos en comparación con los limpiadores de jabón, los cuales son típicamente alcalinos. Por ejemplo, lavarse las manos con jabón hace que el pH de las palmas aumente una media de tres unidades y permanezca alterado durante 90 minutos tras el lavado. 

El pH superior de las pastillas de jabón puede ser un factor que contribuye a un potencial de irritación más alto en dichas pastillas en comparación con las pastillas de jabón syndet. En ello reside la oportunidad de las marcas de belleza que estén dispuestas a innovar y desarrollar soluciones para aliviar los problemas causados por los factores exógenos negativos. Provital está comprometida precisamente con esto. CaresoftTM, de forma innovadora, actúa sobre el mecanismo interno de control del pH de la piel, reparando la función de barrera cutánea y disminuyendo así la reactividad y sensibilidad de la piel.

La innovación es también la esencia de la segunda oportunidad. Las tecnologías como las aplicaciones para el cuidado de la piel ayudan a las personas con problemas dermatológicos a mejorar su vida diaria, ya que pueden detectar cuándo hay cambios en el pH de la piel, lo que permite reaccionar a tiempo para evitar al menos algunos de los problemas de la piel causados por el pH. Esto representa una gran oportunidad para las marcas, que podrán emplear tanto la tecnología como la biología para mejorar la calidad de vida de las personas que sufren estos problemas. Además, es especialmente interesante para la Generación Z, que está más acostumbrada a la tecnología, y para las personas con enfermedades cutáneas de larga duración.

Un enfoque doble

El pH de la piel es un delicado equilibrio que puede tener un impacto significativo en la salud cutánea. Debido a que los factores exógenos en particular afectan más a la piel, trastornos que van desde la sequedad hasta la dermatitis son cada vez más habituales. Por eso, es esencial que la industria de la belleza y el cuidado personal siga innovando. A través de una combinación de activos efectivos y de cuidado y tecnologías sofisticadas de control del pH, el sector puede responder a la demanda de soluciones de cuidado de la piel con base científica y empírica.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.