Cocreando Belleza Natural

Producción de residuos: cómo las marcas de belleza y cuidado personal pueden garantizar la sostenibilidad a través de la cadena de suministro

Hoy en día, la sostenibilidad se ha convertido en un elemento clave para cualquier programa de responsabilidad social corporativa. Sin embargo, las empresas deben concebir la sostenibilidad como un concepto amplio que implica el cuidado de los recursos tanto naturales como humanos. En el caso de las empresas de belleza y cuidado personal, esto conlleva situar toda la cadena de suministro y la producción de residuos en el centro de este desafío.

Como resultado de los procesos de fabricación, la producción de residuos implica un desperdicio innecesario de materiales y energía, por lo que se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los consumidores inclinados a la ética, cada vez más informados y que exigen a las empresas una mayor transparencia y coherencia.

Para responder a esta demanda, se hace fundamental comprender en qué consiste la producción de residuos y el modo en que las empresas pueden garantizar la sostenibilidad a lo largo de su cadena de suministro, centrándose en dichos residuos y aplicando los conceptos de la economía circular.

Por qué preocuparse por la producción de residuos y la sostenibilidad

Las marcas de belleza y cuidado personal son cada vez más conscientes de que la responsabilidad social corporativa en torno a la sostenibilidad desempeña un papel fundamental en el mercado actual. De hecho, tal y como reveló la encuesta «Voice of the Industry» de Euromonitor International en junio de 2020, el 73% de las empresas considera importante la sostenibilidad para la reputación de la marca.

Este cambio se ha producido de manera paulatina gracias a un giro en el comportamiento de los consumidores. La misma encuesta revela que la mayoría de los consumidores están dispuestos a comprar productos de marcas que estén alineadas con sus valores éticos, al tiempo que perciben este hecho como una participación activa en cuestiones políticas y sociales.

Ante esta profunda transformación, las empresas están dispuestas a tomar diversas medidas, que incluyen desarrollar productos sostenibles, garantizar el origen sostenible de los ingredientes y fomentar la resiliencia en la cadena de suministro.

Esto significa hablar de sostenibilidad como un concepto holístico que las empresas deben aplicar en todos los niveles, con el fin de reducir significativamente su impacto medioambiental (desde las instalaciones y la tecnología, hasta el diseño de los productos y selección de los proveedores adecuados).

Como reveló nuestra entrevista con el Dr. Tang Sheng Nan, el consumidor valora la transparencia en torno a los ingredientes y su procedencia. De hecho, la eficacia percibida y exigida por el consumidor se centra cada vez más en los ingredientes.

Además, en este enfoque holístico de la sostenibilidad también son fundamentales iniciativas, tales como emprender proyectos de Acceso y participación en los beneficios (ABS por sus siglas en inglés) o aplicar la economía circular y la rastreabilidad de la cadena de suministro. Por otra parte, dentro de estas iniciativas, la minimización de la producción de residuos también ocupa un lugar central.

Gracias a la integración de estas y otras iniciativas, los productos con cero residuos están convirtiéndose con rapidez en el futuro de la belleza.

Qué se puede hacer: Provital, la producción de residuos y mucho más

En Provital, nos comprometemos a minimizar la producción de residuos a través de nuestros principios de responsabilidad social corporativa y sostenibilidad (RSC+S). Esto demuestra nuestra permanente dedicación a realizar mejoras medioambientales, sociales y productivas, con el fin de convertirnos en un socio y proveedor sostenible.

Existen una serie de acuerdos internacionales que guían nuestras acciones y compromisos con este fin:

– El Acuerdo Mundial de la ONU (Desarrollo sostenible)

– La Regulación ABS y el Protocolo de Nagoya

La Iniciativa de Reporte Global (GRI por sus siglas en inglés)

– La Organización Internacional del Trabajo (OIT)

– La ISO 26000: Guía sobre responsabilidad social

Además, entre nuestros objetivos para reducir los residuos de producción también se encuentran las innovaciones en torno a los procesos, ya que afrontamos los diferentes riesgos de sostenibilidad que pueden surgir en nuestra cadena de suministro. Para ello, adoptamos una serie de medidas:

– Proveedores KM 0: Trabajamos para garantizar un suministro de ingredientes local y nacional, lo que se traduce en una menor huella de carbono, un menor consumo de combustible y un menor impacto medioambiental.

– Aseguramos el respeto al medio ambiente y a la biodiversidad mediante certificaciones naturales y ecológicas, al tiempo que promovemos la transparencia, lo que también implica controlar cada parte de nuestra cadena de suministro. Por ejemplo, nuestros ingredientes naturales tienen la certificación de 100% natural según la norma ISO16128 y nuestra empresa ha recibido el Certificado UEBT, que reconoce nuestro compromiso con el desarrollo sostenible y la ética.

– Belleza circular: al ocuparnos de la producción de residuos, aplicamos conceptos de economía circular a nuestros procesos, transformando esta idea en un concepto de «belleza circular» con el fin de trabajar hacia una industria cosmética de cero residuos.

Al ver que un tercio de los alimentos producidos se desperdicia, hemos estudiado la posibilidad de aprovechar esos recursos para fabricar nuestros cosméticos. De esta manera, transformamos los residuos en productos nuevos y mejorados, mediante la aplicación de procesos de «superreciclaje». Por ejemplo, obtenemos el arroz de los granos desechados, las manzanas de los residuos de la industria de zumos y el buchu de los residuos de los aceites esenciales.

Aparte del trabajo que realizamos con los proveedores, el 70% de nuestros residuos de fabricación se tratan siguiendo los criterios de la economía circular. Al mismo tiempo, una parte de la producción de residuos de Provital también recibe un tratamiento biológico aerobio específico (compostaje), dando una segunda vida a algunos de nuestros residuos vegetales derivados de la producción de nuestros activos. De este modo, la planta utilizada para fabricar el activo, una vez extraído, pasa a formar parte de la mezcla de residuos que Provital utiliza para producir compost con fines agrícolas.

– Durante la producción también hay una serie de acciones que llevamos a cabo para minimizar la producción de residuos y el agotamiento de los recursos. Por ejemplo, hacemos mediciones del consumo y derroche de agua, una acción que ha conseguido reducir en un 40% nuestro consumo de agua, en 2019, durante 5 años consecutivos.

Al llevar a cabo estas transformaciones, hemos abordado la sostenibilidad como un concepto que engloba a la empresa en su conjunto. De este modo, las marcas de belleza y el cuidado personal pueden generar procesos respetuosos con el medio ambiente que van más allá de ser una reacción a las nuevas demandas de los consumidores, ya que generan una empresa ética proactiva.

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.